¿Aburrido de asesinar? Tómate un tiempo libre